FIMT - FEDERACIÓN INSULAR DE MONTAÑISMO DE TENERIFE 922 882 239 info@fedtfm.es

Historia Federativa

  1. HISTORIA FEDERATIVA

1.1.- Sobre las instituciones federativas de montañismo

Después de una época científica y de exploración donde cartógrafos, geógrafos, geólogos, ingenieros y aventureros entre otros se afanaban por subir montañas, se dio paso a la constitución de los clubes alpinos y así en 1876 se funda en Barcelona la primera sociedad cultural-excursionista de España, la Asociación Catalanista de Asociaciones Científicas con un carácter excursionista propiamente dicho.

En 1878 se produce una escisión en el seno de la Asociación Catalanista de Asociaciones Científicas y se funda la Asociación de Excursiones Catalana con un carácter más deportivo centrado en el excursionismo.

En 1891 se fusionan estas dos Asociaciones catalanas constituyendo el Centro Excursionista de Cataluña.

A partir de 1900 podemos decir que comienza realmente el montañismo en España, iniciándose las ascensiones a las cumbres más importantes, adentrándose en los grandes macizos e incorporando las técnicas procedentes de los países alpinos.

En 1904 se produce en España un acontecimiento que se adelanta a su tiempo y que marca el inicio de la escalada de dificultad en nuestro país. Nos referimos a la conquista del Naranjo de Bulnes, por Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa de Asturias, y el pastor Gregorio Pérez, “El Cainejo”, quienes ascendieron por la cara norte y bajaron destrepando por el mismo lugar.

Foto: Gregorio Pérez y Pedro Pidal. elguiadelparaiso.com

En octubre de 1906 el doctor en geología y experimentado alpinista alemán Gustav Schulze, realizaría nuevamente en el Naranjo de Bulnes otra gran hazaña. En la segunda ascensión que se llevaría a cabo en este pico, lo escalaría en solitario por la cara norte, utilizando clavijas para descender por la cara sur, recurriendo para ello por primera vez en España a la técnica del rapel.

En 1913 se funda en Madrid la Sociedad de montaña “Peñalara, los doce amigos”, pasando más tarde a denominarse Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, impulsores del montañismo en la zona centro peninsular.

En julio de 1922 se promueve por parte de esta misma sociedad la fundación en Madrid de la Federación Española de Alpinismo.

En 1932 se celebra en Chamonix (Francia), el IX Congreso Internacional de Alpinismo en el que participan alpinistas españoles, fundándose en este Congreso la Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo (U.I.A.A.).

En 1934 se modificaría el nombre de la Federación Española de Alpinismo, por la de Sociedad Española de Alpinismo, y al año siguiente volvería a modificarse por la Unión de Sociedades Españolas de Alpinismo.

En 1939 pasaría a denominarse Federación Española de Montañismo y Esquí.

En 1941 la Federación Española de Montañismo y Esquí se divide en dos Federaciones independientes, una en la de Montañismo y otra en la de Esquí.

Foto: Logo Federación Española de Montañismo. Todoseleccion.net

En 1949 la Federación Española de Montañismo constituye el Grupo Nacional de Alta Montaña, con la idea de aglutinar en su seno a los principales alpinistas españoles de alto nivel. Se modificaría su nombre años más tarde por la de Grupo de Alta Montaña Español (G.A.M.E.).

En marzo de 1953, el consejo directivo de la Federación Española de Montañismo, con el objeto de promover más eficazmente las enseñanzas del montañismo, constituye la Escuela Nacional de Alta Montaña (E.N.A.M.), actualmente denominada Escuela Española de Alta Montaña (E.E.A.M.).

Foto: Escudo Escuela Española de Alta Montaña. fedme.es

Ya en 1992 es elegido como presidente de la Federación Española de Montañismo Joan Garrigós hasta la actualidad y en cuyo mandato modificaría la denominación pasando a denominarse Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (F.E.D.M.E.).

1.2.- Sobre las instituciones federativas de espeleología

Del mismo modo que ocurriese con el montañismo en el siglo XIX, se sucederían las exploraciones y los estudios subterráneos de cavidades. La contribución en éste ámbito por parte del abogado francés apasionado de las ciencias naturales Alfred Martel, le llevaría a ser considerado como el padre de la espeleología moderna.

En 1889 publicaría una colección de observaciones que tituló Les Cévennes, en la que describía su región francesa y sus bellezas.

En 1894 publicaría Les Abîmes, una obra en la que describía las maravillas del mundo subterráneo que había descubierto y visitado durante varios años.

En España sería el sacerdote Norbert Font i Sagué, quien a principios del siglo XX, de la mano de Martel introduce la espeleología extendiéndola por todo el territorio peninsular.

Los materiales utilizados en las exploraciones fueron mejorando sustancialmente y en los años setenta se pasó de las escalas a las técnicas de solo cuerda, marcando la gran revolución de la espeleología.

Foto. Alfred Martel explorando cueva. geocaching.com

En 1906 otros espeleólogos apasionados por este mundo subterráneo fundaron el Club Muntanyenc, que al poco tiempo se especializaría en la práctica espeleológica. La unión del Club Muntanyenc y el Centro Excursionista Barcelonés daría como resultado el Club Muntanyenc Barcelonés, contando con destacados espeleólogos.

En 1948 fue creado el Centro de Exploraciones Subterráneas, que supuso el auténtico despegue de la espeleología en toda la península.

En 1954 se crea una comisión para coordinar los grupos existentes en toda la geografía nacional. Así, tras la Comisión Técnica de Exploraciones Subterráneas surge la Comisión Nacional de Exploraciones Subterráneas, pues llegaban nuevas técnicas por el contacto de los grupos españoles con los de otros países, fundamentalmente de Francia.

En 1967 con la generalización de esta actividad y junto con un aumento de espeleólogos con una motivación más deportiva, hizo que la actividad subterránea se encuadrara dentro de la Federación Española de Montaña, creándose el Comité Nacional de Espeleología.

Foto: Comité Nacional de Espeleología y Federación Española de Espeleología. http://museodeljuego.org/

En 1979 tras varios intentos y trámites burocráticos se constituiría la Sección Española de Espeleología, dejando de depender de la Federación Española de Montañismo.

Igualmente, ocurriría en otras comunidades autónomas, donde el Comité Regional Aragonés de Espeleología pasaría a denominarse Sección Aragonesa de Espeleología dejando de pertenecer a la Federación Española de Montañismo y pasando sólo a depender de la Sección Española de Espeleología.

En noviembre de ese mismo año se firmaría el acta de constitución de la Federación Aragonesa de Espeleología.

En 1982 el Consejo Superior de Deportes autorizaría la trasferencia de la Sección Española de Espeleología a la Federación Española de Espeleología reconociendo igualmente a las demás federaciones territoriales que la integran.

En 1983 culminaría el proceso con la aprobación de los estatutos de la nueva Federación Española de Espeleología.

1.3.- Marco jurídico de las Federaciones Deportivas Españolas

En octubre de 1990 entra en vigor la Ley del Deporte, un texto normativo donde quedan reconocidas todas las Federaciones Deportivas Españolas existentes hasta ese momento, regulándose así un régimen jurídico propio, al tiempo que se les atribuyen funciones públicas de carácter administrativo, vinculando en el caso que nos ocupa, a la federación de montañismo y a la federación de espeleología.

Concretamente en la Comunidad Autónoma de Canarias, a partir de ese año se van sucediendo las adaptaciones a la nueva ley nacional, y así concretamente en nuestra Comunidad Autónoma de Canarias se publica el Decreto 51/1992, de 23 de abril, por el que se regula la constitución y funcionamiento de las Federaciones Deportivas Canarias con dos ejes fundamentales. Por un lado, se les confiere por delegación de la Administración ciertas funciones públicas de carácter administrativo y por otro se diseña su estructura territorial de acuerdo con la organización territorial del Estado en Comunidades Autónomas.

El 3 de junio de 1992, siguiendo las directrices del decreto anterior, se firma el acta de constitución de la comisión gestora de la Federación Canaria de Montañismo. Este acuerdo fue firmado entre otros, por el presidente de las Federación Provincial de Las Palmas fundada desde 1966 y el de la Federación Provincial de S/C de Tenerife fundada desde 1968, conocidas desde entonces como Federación Gran Canaria de Montañismo y Federación Tinerfeña de Montañismo respectivamente.

Foto: Federación Tinerfeña de Montañismo

En enero de 1993, quedan registrados en el Registro de Entidades Deportivas de Canarias dependiente de la Dirección General de Deportes de la Comunidad Autónoma de Canarias, los Estatutos Provisionales de la Federación Canaria de Montañismo hasta tanto no se aprueben unos definitivos, aspecto el cual a día de hoy no se ha producido.

Con respecto a las modalidades deportivas, señala los estatutos provisionales de la Federación Canaria de Montañismo en:

Artículo 3.-

La Federación Canaria de Montañismo se rige por el Derecho propio de la Comunidad Autónoma de Canarias y por sus Estatutos y Reglamentos. Supletoriamente, se regirá por los Estatutos y Reglamentos de la Federación Española de Deportes de Montañismo y por la legislación del Estado.

Artículo 4.-

1.- El ámbito de actuación de la Federación Canaria de Montañismo, en el desarrollo de sus competencias en orden a la defensa y promoción general del deporte federado de ámbito canario en la modalidad de Montañismo se extiende al conjunto del territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Y supletoriamente, se regirá por los estatutos de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada, citando en:

CAPÍTULO 3

Actividades

Artículo 3.

Los deportes de montaña y la escalada comprenden:

  1. Las excursiones y recorridos por barrancos, cañones y desfiladeros en todas sus modalidades y/o combinaciones (deportivas, turísticas, entorno natural, culturales y científicas).

Indicar que actualmente la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), tiene establecida en su estructura orgánica, el Área de Barranquismo, desarrollando actividades con total normalidad y autonomía en este ámbito.

Igualmente, se han promovido y organizado conjuntamente con gran éxito eventos importantes como el Encuentro de Barrancos “Mayencos” entre la Federación Aragonesa de Montañismo y la Federación Aragonesa de Espeleología.

El 9 de julio de 1997 y después de un período transitorio de organización de las estructuras federativas canarias, se aprueba la Ley Canaria del Deporte, entrando a regular la actividad física de todas las disciplinas deportivas.

Foto: Cartel Mayencos 2018. espeleoaragon.com

En enero de 1998, por Resolución de la Dirección General de Deportes se acordó la inscripción definitiva de la Federación Canaria de Espeleología en el Registro de Entidades Deportivas de Canarias, señalando en sus estatutos en el:

Artículo 4.- 1. El ámbito de actuación de la Federación Canaria de Espeleología en el desarrollo de sus competencias, en orden a la defensa y promoción general del deporte federado de ámbito canario en las modalidades de Espeleología, Descenso de Cañones y Barrancos, y Espeleobuceo, se extiende al conjunto del territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias. 2. La Federación Canaria de Espeleología es la única competente dentro de la Comunidad Autónoma de Canarias, para la organización de competiciones y otras actividades oficiales en dichas modalidades deportivas.

En enero de 2019 se deroga la anterior Ley Canaria del Deporte, para dar paso a la LEY 1/2019, de 30 de enero, de la actividad física y el deporte de Canarias, en donde en esos veinte años de existencia de la anterior, habían surgido nuevos problemas y necesidades, así como nuevos medios y avances en la gestión, a los que debía dar respuesta la Administración pública.

En consecuencia, la actividad deportiva del Descenso de Barrancos / Barranquismo se ha ido gestando a lo largo de los años por exploradores escaladores y espeleólogos, sin embargo, debido a la afinidad de las técnicas con la espeleología han quedado adscritas, las competiciones oficiales del descenso de barrancos a la federación de espeleología, no suponiendo ningún impedimento para las federaciones de montaña la organización en paralelo de otras actividades y eventos de esta modalidad deportiva, contribuyendo con ello a la difusión y consolidación de este deporte.