FIMT - FEDERACIÓN INSULAR DE MONTAÑISMO DE TENERIFE 922 882 239 info@fedtfm.es

La escalada ha dado nuevos pasos hacia el público general. Por un lado, ha vivido su primer año pre-olímpico y, por el otro, se llevó un Oscar. En roca, Jacopo Larcher ha propuesto el primer noveno de escalada clásica, y Edu Marín la vía de ‘multipitch’ más dura del mundo.

No hay duda de que la escalada está avanzando hacia el mainstream a pasos agigantados y en 2019 varios factores han apuntado en esta dirección. Se hizo manifiesto en Hollywood, donde la película sobre la ascensión en solo integral de Alex Honnold al Capitán Free Solo se llevó el Oscar al mejor documental. Unas semanas antes, también había sido premiada en los BAFTA.

Por el otro, la escalada ha vivido su primer año pre-olímpico de cara a los Juegos de Tokyo 2020. Las competiciones internacionales se han especializado en el formato combinado olímpico y se han enfocado a las clasificatorias para la cita en Japón del año próximo.

Los primeras espadas de la escalada deportiva se han encerrado más horas que nunca en los plafones para asegurarse una plaza en las primeras Olimpiadas para la escalada. Entre el Campeonato del Mundo de Hachioji y el torneo pre-olímpico de Toulouse, ya hay lista oficial de participantes, con 14 escaladores y 14 escaladoras (faltan otros 6+6 para confirmar en 2020). Entre ellos, figura por sorpresa y con total merecimiento el joven Alberto Ginés, como único representante español.

Y, para algunos, lo mejor ha sido la noticia de que –a falta de una última confirmación oficial– la escalada también será olímpica en París 2024, con doble set de medallas que escindirá la disciplina de velocidad de las otras dos (búlder y dificultad).

Roca huérfana de deportiva

El otro plato de la balanza ha sido la deportiva en roca, que no ha vivido un año especialmente potente en cuanto a la máxima dificultad. El hecho de que los grandes de la especialidad se hayan concentrado en la competición ha dejado la roca un poco huérfana… aunque no del todo.

En este sentido, el escalador más activo a lo largo de los doce meses ha sido el francés Seb Bouin, que ha hecho sus primeras cuatro vías de 9b, incluidas la repetición de Move 9b/+ en Flatanger y la primera ascensión de La rage d’Adam 9b/+ en el Verdon como máximos logros.

Lo más duro de la deportiva mundial lo ha marcado el austriaco Jakob Schubert, que aprovechó la finalización de la temporada de competiciones para anotarse su primer 9b+ con la repetición de Perfecto mundo y resolver al flash Víctimes del futur 9a (aunque para él 8c+/9a), ambas en Margalef.

En el panorama femenino, las cosas también se han movido en términos similares. Nadie ha igualado el máximo grado este año. Quienes más se han acercado han sido Margo Hayes com Papichulo 9a+ Anak Verhoeven con Joe mama 9a+, ambas en Oliana. Eso sí, el nivel general no deja de subir y ya son 25 las mujeres que han encadenado vías de 9a o más.

n cuanto a los españoles, vale la pena destacar especialmente a Jorge Díaz-Rullo Jonatan Flor, que han hecho sus primeros encadenamientos de 9b… y han repetido. El madrileño repitió La planta de Shiva en Villanueva del Rosario y Ali Hulk extension total sit start en Rodellar, además de la primera ascensión de Patanics, posteriormente decotada por Seb Bouin, también en Rodellar. El alicantino se estrenó con dos primeras ascensiones en Rodellar: Ali Hulk extension total sit start Apocalipsis de la Gioconda.

Entre las escaladoras de nuestro país, Andrea Cartas mantiene el nivel con La Rubia 8c+ en Villanueva del Rosario, mientras surgen nuevos valores que se suben al 8c como Neus Colom con Xulita en Mallorca y Reme Arenas con Florida en Rodellar.

Consolidación del 8C+ de búlder

La consolidación del grado 8C+ es la principal tendencia registrada en el mundo del búlder a nivel internacional. Cuatro líneas han recibido sus primeras repeticiones y confirmaciones (antes de 2019 solamente había dos confirmadas) y cinco escaladores se han estrenado en el grado este año.

El encadenamiento más destacado a nivel absoluto llegó en enero con la propuesta de 9A de Charles Albert en Fontainebleau para No kpote only, que luego fue matizada como 8C+/9A en la primera repetición de Ryohei Kameyama. Por otro lado, también merece atención el gran campeón japonés Tomoa Narasaki, que resolvió Decided 8B+ al flash en el Mt. Mizugaki cuando la competición le dio un respiro ya en diciembre.

En cuanto al búlder femenino, el año termina con una nutrida cosechas de encadenamientos de 8B+, entre los que sobresale la japonesa de 13 años Mishka Ishi, convertida en la tercera escaladora de la historia capaz de encadenar 8C con Byaku-dou en el Mt. Hourai.

En el panorama bloquero nacional, el 8C continúa como techo. A lo largo de 2019, Jesús Muñoz ‘Chuchi’ vio recompensados sus esfuerzos en Hoyamoros con dos nuevas propuestas de 8C: La legión a principios de septiembre y Eterno legado a finales del mismo mes. También Carlos RuanoJorge Díaz-Rullo y Pol Roca han rondando la máxima dificultad del país.

Edu Marín y el techo más grande del mundo

La vía larga ha tenido en 2019 su protagonista más notable en Edu Marín, que fue capaz de liberar su bestial creación en el valle de Getu (China) tras meses de dedicación exclusiva. Valhalla (380 m, 9a+) surca el techo más grande del mundo y exige a quien quiera enfrentarse a ella pasar un montón de horas boca abajo. La línea se sitúa como el multipitch más duro del planeta, al menos en cuanto a la propuesta de grado.

Entre otras muchas ascensiones relevantes, vale la pena destacar la repetición de Tortour (280 m, 8c) en la Schartenspitze (Alpes autriacos) por parte de Lukasz Dudek en solitario auto-asegurándose.

En big wall, El Capitan vuelve a ser la gran meca mundial. Allí, Barbara Zangerl escaló en libre Pre Muir (900 m, 8b), mientras Tommy Caldwell y Alex Honnold presentaban su nueva creación, de dificultades parecidas. En otras latitudes, Dani Arnold escalaba en solo integral la Cima Grande de Lavaredo, marcando un increíble tiempo de 46 minutos y 30 segundos.

Jacopo Larcher y la escalada clásica más dura

La escalada clásica ha visto este año como Jacopo Larcher llevaba el máximo nivel un poco más allá. El escalador italiano lo hacía en Cadarese con la vía que bautizaba como Tribe. A pesar de que él no realizó ninguna propuesta directa de grado, se ha inscrito provisionalmente como 9a.

Mientras tanto, Hazel Findlay también daba un paso adelante en femenino, con la repetición de la mítica fisura Magic Line 8c+ de Yosemite. Un grado, el 8c+ de fisura, que este año también pudieron resolver escaladores como Toni Nytorp con Privatvägen en Raaseporissa (Finlandia) y Pete Whittaker con The recovery drink en el Jössingfjord (Noruega). Igualmente destacable o incluso más fue el 8c propuesto por Tom Randall y Pete Whittaker con Black mamba en Canyonlands, que pasa a ser la fisura de techo más dura del mundo.

Este capítulo no se puede cerrar sin echar un vistazo al pequeñísimo mundo de la escalada en solitario con auto-aseguramiento, que ha llegado a un nivel extraordinario en este 2019 gracias a Keita Kurakami (Mare 8c+ en el Mt. Futago) y Lukasz Dudek (Core 8c en Biblioteka, Polonia).

Repaso a la competición

En este año pre-olímpico, la principal cita internacional ha sido el Campeonato del Mundo, disputado en Hachioji (Japón). Allí, Janja Garnbret fue la principal vencedora y se colgó la medalla de oro en búlder, en dificultad y en la combinadaTomoa Narasaki logró los títulos en búlder y combinada masculina, mientras Adam Ondra se hacía con el de dificultad. Finalmente, la velocidad se la repartieron Aleksandra Miroslaw y Ludovico Fossali.

En la Copa del MundoAdam Ondra logró su tercer título en dificultad y Tomoa Narasaki y Bassa Mawem sus segundos en búlder y velocidad respectivamente. Entre las chicas, todos fueron sorpresas: la jovencísima Chaehyun Seo se llevó el título de dificultad sobre la gran favorita Janja Garnbret que en cambio fue campeona inesperada en búlder, y la china YiLing Song reinó en la velocidad.

También hubo Campeonato de Europa, disputado en Zakopane (Polonia), donde se coronaron Adam Ondra Lucka Rakovec en dificultad, Mickael Mawem Urska Repusic en búlder, y Vladislav Deulin Aleksandra Miroslaw en velocidad.

Alberto Ginés fue subcampeón de Europa de dificultad en Zakopane, y también campeón de la Copa de Europa de Búlder juvenil, pero en casa se llevó el doble título de campeón de España de dificultad y de búlder en Pamplona, mientras que Erik Noya se llevaba el título en velocidad. En categoría femenina, Ana Belén Argudo se proclamaba campeona de España de dificultad y velocidad, y Rut Casas de búlder. Finalmente, el primer Campeonato de España de Overall coronó a Mikel Linacisoro y Ana Belén Argudo.

En cuanto a la regularidad de la Copa de EspañaBittor Esparta y Antia Freitas fueron los ganadores en dificultad, y Mikel Linacisoro e Itziar Zabala en búlder.

(ver más…)