FIMT - FEDERACIÓN INSULAR DE MONTAÑISMO DE TENERIFE 922 882 239 info@fedtfm.es

 

No, ¡no todo vale!

            La nueva moda de tener cada día más “likes”, “me gusta”, y por tanto más seguidores en redes lleva muchas veces a realizar actos, en algunos casos, irresponsables y en ocasiones ilegales.
            Es el caso del post de instagram publicado por @ralobiza (Rubén Alonso) mostrando a tres personas en la cumbre del Roque Anambro en El Pijaral (foto, para colmo, tomada desde un dron en zona prohibida al vuelo) provocando para más inri la petición de ubicación y más datos de dicho roque, para seguir cometiendo idéntico atentado a la naturaleza en una Reserva Integral
            Flaco favor hace este señor a escaladores y montañeros; gremio al que  su filosofía y modo de actuar daña, perjudica y pone en evidencia.
            No, D. Rubén Alonso, un escalador o montañero es conocedor de dónde, cuándo y de qué manera puede acceder a parajes, paredes, roques o barrancos para realizar su actividad deportiva, su pasión y su forma de vida. Somos de hecho “guardianes de la Naturaleza”, responsables del cuidado medio ambiental, transmisores de enseñanzas e informaciones correctas y legales.
            Su proceder le señala como todo lo contrario a los valores y principios de nuestro colectivo. No es merecedor de añadir en su perfil personal adjetivos que le quedan grande, como escalador o montañero
            El Roque Anambro enclavado en la Reserva Integral de El Pijaral, es un lugar protegido, para cuyo acceso para realizar senderismo debe ser autorizado por la Administración pertinente. Está totalmente prohibido subir a este Roque por encontrarse dentro de un espacio protegido, Reserva de la Biosfera.
            Para ampliar su parca información, decirle que existen en este Roque algunos anclajes, muy antiguos, totalmente oxidados y por tanto extremadamente peligrosos, que fueron puestos antaño, cuando aún este lugar no era considerado Espacio protegido y sobre todo, cuando el número de visitantes se reducía a pocos y verdaderos montañeros que accedían allí. También ellos sabían que a la cumbre del Roque Anambro podía accederse sin necesidad de anclajes, simplemente usando la vegetación como medio para su seguridad.
            Hoy en día, nosotros los montañeros y escaladores, somos conscientes de la necesidad de prohibir su ascenso por las consecuencias tan nefastas que provocaría un atentado medio ambiental
            Desde esta Federación Tinerfeña de Montañismo, en nombre del gran número de federados que representamos, DENUNCIAMOS públicamente su actuación y uso irrespetuoso de la naturaleza, y le informamos que pondremos en conocimiento estos acontecimientos ante los Organismos procedentes para que tomen las medidas oportunas.