FIMT - FEDERACIÓN INSULAR DE MONTAÑISMO DE TENERIFE 922 882 239 info@fedtfm.es
El Camino de Santiago de Gran Canaria se adapta al siglo XXI

El Camino de Santiago de Gran Canaria se adapta al siglo XXI

Con más de cinco siglos de historia, el Camino de Santiago de Gran Canaria une en poco más de 65 kilómetros las dos parroquias dedicadas al santo en la isla, la de San Bartolomé de Tirajana y la de Gáldar. Esta ruta atraviesa el corazón rural discurriendo además por el municipio de Tejeda y es un ejemplo de peregrinación dentro de la isla. La señalización y el estado de alguno de sus tramos son, no obstante, muestras discordantes de un camino que siendo ancestral aún tiene mucha historia que contar.

Tabaibas, almendros, pinos, castaños o eucaliptos son algunos ejemplos que mencionan desde el Ayuntamiento de la Villa de San Bartolomé de Tirajana como ejemplos de la diversidad de un paisaje que se va complicando una vez se sale del municipio. “El camino de San Bartolomé a Tejeda es de dificultad media. De dificultad media subiendo una opción vertical de 850 a 1014 metros. Luego, todo es llano y bajada”.

A esta dificultad del terreno se une la escasa señalética, según señala Ciprián Rivas, director general de Ordenación y Promoción Turística del Gobierno de Canarias. Fuentes del Consistorio niegan esta realidad. “Desde que sales de San Bartolomé hasta llegar al Parador de Tejeda te vas a encontrar una señalización que dice Ruta Jacobea Camino de Santiago”. El letrero, señalan desde el Ayuntamiento, “tiene tres carteles identificativos. Uno en los Llanos de la Pez, otro en el Parador de Tejeda y otro en Pinos de Gáldar. Te dice más o menos el recorrido que te falta y la hora aproximada”. Argumentan que todo está señalizado contando incluso con los símbolos característicos de la concha y el bastón. Los senderistas pueden estar tranquilos. Nadie se ha perdido en el recorrido o al menos eso es lo que sostienen desde el Ayuntamiento. “Ni a Gáldar, ni de aquí a Gáldar”, incluso tratándose de una caminata de 10 horas hasta el municipio galdense.

El estado de los tramos es otra nota en disputa frente a las afirmaciones de Rivas. El Consistorio asegura que “el camino está bien y prácticamente está constantemente repasándose”. Es más, sobre la mesa hay un acuerdo con el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno autónomo para consolidar el buen aspecto del camino.

En medio de una pandemia con consecuencias nefastas para la economía y el turismo, este Año Jacobeo se erige como un acontecimiento “de gran importancia tanto a interés cultural, socioeconómico, rural…”. Una oportunidad para “reactivar la economía local” y “disfrutar del parque natural y de una ruta que tiene diferentes puntos de interés” como museos, puntos etnográficos o redes locales de historia y cultura y cuyo principal acto se celebró el 1 de enero con la apertura de la Puerta Santa bajo medidas de seguridad. A partir de marzo, destacan, “empezarán a hacerse actividades más puntuales”.

Segunda parada sin señalización oficial

La siguiente parada es Tejeda. Con las vistas de la cumbre, el Roque Nublo, la cuenca del municipio y el Roque Bentayga, el tramo es transitado “habitualmente por miles de senderistas”, indican desde el Ayuntamiento, y actualmente “se está definiendo su paso” gracias al trabajo conjunto de los tres municipios, la Consejería de Turismo del Gobierno autónomo y el Cabildo de Gran Canaria. Las labores darán asimismo “a conocer la biodiversidad y paisajes” y las áreas de restauración y alojamiento de la región.

La agrupación de estas entidades, cuyo fruto son las subvenciones del Gobierno y del Cabildo, permitirá la inclusión de señalización oficial en el tramo tejedense y el acondicionamiento de todos los caminos. “Está en proceso”, indican desde el Consistorio.

El tramo tejedense del Camino de Santiago abre el Año Jacobeo con una programación cultural aún sin cerrar. “Durante el mes de noviembre y diciembre, todos los sábados teníamos actos culturales en el Centro Cultural, pero ahora, de momento, la programación empieza a partir de febrero”.

Homogeneidad de los Caminos de Santiago

El último municipio por el que pasa el Camino de Santiago es Gáldar y el tramo presenta algunas peculiaridades. Ulises Miranda, concejal delegado de Comunicación, Transparencia, Turismo y Medio Ambiente, lo corrobora. “El tramo del Camino de Santiago en Gáldar coincide con el sendero 01 del Cabildo de Gran Canaria”. Una particularidad a la que se añade la disparidad de entornos por los que pasa la ruta. “La complejidad del Camino de Santiago en Gáldar es que atraviesa zonas urbanas”, como Saucillo, Caideros u Hoya de Pineda. “Con lo cual el mantenimiento tiene que ser más constante en zonas como Tejeda o San Bartolomé de Tirajana donde hay parajes naturales en los que se va haciendo la ruta prácticamente y poco más”. El barranco que precede al casco histórico es otro añadido en el mantenimiento de un sendero que el Ayuntamiento limpia constantemente y cuyo fin se incluye dentro de la financiación del Gobierno de Canarias.

Con esta ayuda, se instalará además señalización oficial en el municipio, una reivindicación histórica cuyos primeros pasos se dieron hace una década. “En el año 2010, en el anterior Año Santo Jacobeo, el Cabildo colocó algunas señales. Ahora estamos trabajando con el Gobierno de Canarias que ha puesto una inversión de 146.000 euros”. Esta suma, que en 2021 aumentará hasta los 200.000 euros, de acuerdo con lo manifestado en una rueda de prensa en el municipio, será transferida al Cabildo para que lo invierta en San Bartolomé de Tirajana, Tejeda y Gáldar y poder comenzar así “a señalizar el camino con la señalización homogénea a los Caminos de Santiago que hay en la Península”.

Su instalación, reconoce Miranda, es un valor muy importante “porque permitirá que sea reconocido por las propias personas que desconocen que existe ese camino en Gran Canaria”. Los mismos hitos, mojones de piedras y señalética que existen en Galicia serán introducidos en el camino isleño, al que el Ayuntamiento de Gáldar añadirá unas conchas de bronce por la zona del caso histórico.

El Gobierno de Canarias y el Cabildo insular también cuentan con la petición del Consistorio para promocionar y visibilizar el camino de cara al Año Jacobeo e impulsar definitivamente esta tradición que no es solamente espiritual sino también cultural. La pandemia puede trastocar estos planes. “Nosotros estamos promoviendo la actividad del Camino de Santiago porque es una actividad en la naturaleza capaz de realizarse con todas las garantías de seguridad”. Aún así, todo depende de la curva. “El área de Cultura está trabajando en todas aquellas iniciativas que se puedan plantear teniendo en cuenta la situación epidemiológica y con las normativas de seguridad en vigor en cada momento, pero sí esperamos que a lo largo del segundo semestre se pueda ir recuperando la normalidad y se puedan realizar acciones culturales y eventos también en la calle”.

La modernización del camino canario

530 años. Así cifra Ciprián Rivas, director general de Ordenación y Promoción Turística del Gobierno de Canarias, la antigüedad del Camino de Santiago de Gran Canaria. “No es un camino nuevo. Por lo tanto, está ligado a la historia y a la evolución de Gran Canaria, por una parte, y a otras islas, como pueden ser La Palma, Fuerteventura o Tenerife e incluso La Gomera”. El recorrido temporal de la ruta jacobea, no obstante, no ha derivado en su conversión como producto turístico. “Lo que nosotros intentamos es que el Camino de Santiago se convierta en un producto turístico en poco tiempo, pero aún no lo es. Faltan muchas cosas”.

Rivas señala la señalización oficial y el estado del camino como causantes de esta demora. “Falta una señalética en la que el Gobierno de Canarias ha apostado aportando una cantidad específica al Cabildo de Gran Canaria para realizarla”. Todos los tramos no cuentan con esta, es decir, no disponen de la señalética aprobada por el Consejo de Europa. Simbolizada a través de una concha de vieira, el Camino de Santiago de Gran Canaria, según esgrime el director, contará con una subvención de la Consejería de Turismo dirigida al Cabildo insular para paliar esta cuestión. El Cabildo no ha querido entrar en los detalles del proyecto.

La otra cara de la moneda son las condiciones en las que se encuentra la ruta. “Hay zonas que están en mal estado y corresponde al Cabildo arreglarlas”. La institución, cita, cuenta ahora con una subvención para darle al camino ‘un lavado de cara’. Es más, este ‘lavado’ pasa “aspectos como lugares donde aprovisionarse, agua, generar acceso a wifi, poder cargar los móviles, albergues, etcétera”. Con un tráfico de 177 caminantes, de acuerdo con la experiencia personal del director, el camino tiene así trabajo por delante. “El camino no está digitalizado”. Para paliar esta necesidad tan característica actualmente, se está preparando un proyecto de digitalización “para saber exactamente cuál es el caminante, su perfil,…”.

Rivas señala la interrelación entre señalización y tranquilidad. “Uno de los temas fundamentales que tiene que tener el camino es la seguridad y la seguridad está en fase de tener una señalización correcta. El Gobierno de Canarias ha encargado un estudio precisamente del Cabildo donde se avanza este tipo de soluciones para que se pueda invertir en mejorar la seguridad”. El Camino de Santiago de Gran Canaria es una ruta que precisa especialmente de seguridad. “Por lo tanto”, argumenta, “no me extrañaría que no puedan hacer el camino aquellas personas que no vean seguridad en ello y que procede de la falta de señalética”. Y es que, añade el director, falta señalización oficial en todos sus tramos.

Los Ayuntamientos de la Villa de San Bartolomé de Tirajana, Tejeda y Gáldar son las otras tres instituciones que, en principio, también contarán con subvenciones para acondicionar y habilitar la senda.

De cara a 2021, además de la señalización y el acondicionamiento de los senderos, una de las iniciativas es la proyección del camino como producto turístico. Además, se desarrollarán “una serie de acciones estratégicas donde se vea que Canarias representa una parte importante del hecho Jacobeo”. Ambas propuestas, sentencia el director, pueden “quedar perfectamente en agua de borraja” por la deriva del coronavirus.

Fuente: eldiario.es

Comunicado de Unión Montañera Añaza sobre la Marcha del Metra

Comunicado de Unión Montañera Añaza sobre la Marcha del Metra

Tal como decíamos en nuestro comunicado del 18 de diciembre (https://www.fedtfm.es/comunicado-de-la-fimt/) el Gobierno de Canarias estableció que “la práctica de la actividad deportiva y el ejercicio físico al aire libre puede llevarse a cabo individualmente y siempre que pueda mantenerse la distancia de seguridad interpersonal de 2 metros permanentemente”, estableciendo la recomendación de evitar la movilidad entre los municipios de la isla. Esta y otras normas para la isla de Tenerife están aún vigentes y por tanto los montañeros debemos ser responsables con nuestros conciudadanos evitando crear situaciones de riesgo sanitario tal y como indica el comunicado de la UMA.

 

COMUNICADO DEL CLUB UNIÓN MONTAÑERA AÑAZA

TRAVESÍA INTEGRAL DEL MACIZO DE ANAGA. MARCHA DEL METRA.
Estimados compañeros y compañeras, este año 2021, se cumple el 38º aniversario de La Marcha del Metra, que se ha venido celebrando de manera ininterrumpida.
Como ya sabemos la mayoría, esta travesía comenzó a organizarla el Grupo Montañero Teide desde el año 1983 y posteriormente por el Club Unión Montañera Añaza hasta el año 1993, fecha desde la cual, la Marcha del Metra se ha venido celebrando de manera libre y no organizada, teniendo siempre como referencias fijas, la fecha, siempre el fin de semana posterior al día de Reyes y el recorrido habitual a través del Macizo de Anaga.
Desde nuestro Club y toda la Comunidad de Montañeros y Montañeras, siempre hemos peleado para que se siga celebrando de esa manera, que ninguna marca, club, asociación, administración o empresa se la apropie, y que sea de los amantes del senderismo, preferentemente federados, que deseen pasar un buen fin de semana de convivencia, compañerismo y sobre todo de disfrutar de la naturaleza y la montaña.
También es una fiesta para todos los pueblos por donde pasa esta ruta y que nos reciben con las manos abiertas, especialmente los bares y restaurantes, puntos de parada obligatoria para quienes participan en esta singular actividad montañera.
Este año la situación es muy distinta a los años anteriores debido al COVID-19, por el cupo de personas, muchos bares y restaurantes estarán cerrados, no habrá línea de transporte extra de la empresa Titsa para llegar hasta Punta Hidalgo en la mañana del sábado, no habrá la tradicional foto de grupo en la escalera de la Punta Hidalgo y a las 22:00 horas, nadie podrá estar en la calle. En resumen, son muchos los factores que condicionan la celebración de la actividad en las condiciones normales como se ha venido celebrando hasta la fecha.
Al ser una actividad de libre participación y no organizada, lo que la hace más grande y peculiar si cabe, nadie está en condiciones de suspenderla, aunque por razones históricas, nuestro Club podría recomendar dicha suspensión.
Por eso, queremos comunicar que, aunque sea de libre organización y participación, apelamos a la responsabilidad individual de cada participante, y de acuerdo a la situación sanitaria actual, se actúe de manera responsable y pensando en los posibles y graves perjuicios que se pueden provocar al colectivo de participantes en la actividad, así como a terceras personas ajenas a la misma.
Saludos cordiales.
Club Unión Montañera Añaza.
Las lecheras siguen su ruta

Las lecheras siguen su ruta

El recorrido por el tradicional Camino de Santa Cruz a La Laguna se mantiene, aunque la pandemia condiciona la marcha

La ruta por el recuperado Camino de Las Lecheras es ya una tradición cuando comienza diciembre. Se mantiene en este extraño 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus. El próximo martes 8 se cumple el sexto aniversario de la ruta que lleva de una Iglesia de La Concepción, la capitalina, a otra, la de Aguere. En esta ocasión, a la inversa que en 2019, se irá desde Santa Cruz hasta La Laguna. Con la misma ilusión de siempre, pero con un número limitado de participantes y estrictas medidas de seguridad.

En ocasiones anteriores han participado en este reto cientos de personas que han disfrutado de una ruta atractiva para rememorar aquellos tiempos difíciles en que se recogía la leche de las cuadras de los Valles para acercarlas a las grandes urbes de la Isla. Interesante, tanto desde el punto de vista medioambiental como histórico y antropológico. Pero este año, según comenta Chano Gil, presidente y fundador de la entidad organizadora, Montañeros de Nivaria, “hemos de ajustarnos a la normativa de seguridad y limitarlo a 40 personas en dos grupos de 20”.

“También tenemos que reivindicar, añade Chano, la recuperación del camino en el tramo del Barranco de Carmona, desde su inicio en el centro de Valle Jiménez hasta La Degollada de Los Horneros, junto a La Cancelilla, uno de los caminos que usaron las lecheras en su día para transportar su valioso producto”. Aparte de que, explica, “también era una de las vías de paso de muchos vecinos, hoy sorprendidos e indignados por su cierre con una valla”.

Reivindicación

Gil valora: “Es necesario llegar a un acuerdo y recuperar dicho tramo”. Siempre, aclara, “con el respeto a los derechos de los dueños de las fincas colindantes con el camino, pero a la vez con la defensa firme de la posibilidad de paso para el resto de propietarios, los vecinos del lugar y los caminantes”.

Sigue siendo también parte importante de esta iniciativa de senderismo, el respeto y el cuidado del Medio Ambiente, “en un momento en que el planeta continúa viviendo una crisis climática profunda”, resume Chano Gil. Por eso son fundamentales este tipo de gestos por la sostenibilidad.

La Covid-19 limita la participación por grupo a veinte personas. Habrá dos, es decir cuarenta, y aparte irán otras quince mujeres vestidas de lecheras por diferentes puntos del recorrido. Con el equipo de la organización, serán sesenta en total los que recorrerán de nuevo el Camino de las Lecheras. Esta vez con mascarillas y respetando la distancia de seguridad.

caminarán desde la Iglesia de la Concepción en Santa Cruz al templo de La Concepción en La Laguna. Debido a las restricciones habrá una salida única desde la capital con parada en Valle Jiménez para refrescarse y continuar camino de Aguere. El tentempié se servirá “con escrupuloso respeto a las medidas de higiene” señala Chano Gil. El día anterior, el lunes 7, tendrá lugar una novedosa visita a una lechería en la zona de La Manzanilla. “Reducir, reciclar y reutilizar son lemas a seguir hoy por cualquiera que se precie de respetar el Medio Ambiente”, apostilla Chano. Y remata: “En nuestro tiempo libre, dejar el coche en casa, usar el transporte colectivo y hacer senderismo”. Pura filosofía del Camino de Las Lecheras

Fuente: Diario Digital “El Día”

Gran Canaria Walking Festival 2020

Gran Canaria Walking Festival 2020

Gran Canaria Walking Festival, el reencuentro con el lado más natural de la Isla

Cuatro rutas espectaculares para empaparse de la naturaleza, historia y sabores de Gran Canaria

Gran Canaria encierra misterios que sólo pueden ser descubiertos a pie. ​Casi el 50% del territorio de Gran Canaria está considerado espacio natural protegido enmarcado en la categoría de Reserva de la Biosfera, lo que supone un privilegio para todo aquel que decida adentrarse en su naturaleza más auténtica. Por eso cada año se celebra el Gran Canaria Walking Festival, que invita a amantes del senderismo de todo el mundo a participar en este evento que pretende dar a conocer no sólo los enclaves más naturales y emblemáticos de Gran Canaria, sino también su cultura, sus alojamientos llenos de historia y los sabores de la gastronomía local.

Todo está preparado ya en la isla para la novena edición del festival internacional de senderismo que se desarrollará del 22 al 25 de octubre de 2020, y dada la actual situación generada por el coronavirus SARS-Cov-2, la organización ha adoptado todas las medidas y protocolos de seguridad necesarios para garantizar la seguridad de los participantes y del propio personal, con el fin de ofrecer la mejor experiencia posible. Este encuentro anual, que cuenta con el patrocinio oficial del Cabildo de Gran Canaria a través del Patronato de Turismo de Gran Canaria, reúne a amantes de la naturaleza de todo el mundo e incluye servicio de transfer, picnic, guías en varios idiomas, seguro, posibilidad de participar en sorteos, obsequios y degustaciones de productos locales, entre otras muchas sorpresas.

Conecta con la naturaleza más pura de Gran Canaria a través de sus rutas y senderos

Caminando por los senderos de la isla podrás explorar a tu ritmo su lado más salvaje y desconocido, dejándote cautivar por la belleza de sus imponentes paisajes, disfrutando de ese encanto especial que sólo conocen aquellos que se adentran en sus lugares más recónditos. La asociación Gran Canaria Natural & Active, asociación responsable de la organización del evento, propone la posibilidad de realizar hasta cuatro rutas diferentes, cada una “bautizada” con sugerentes nombres: ‘Bajo el embrujo de Tamadaba’, ‘Por la senda del joven volcán’, ‘En busca del olivar’ y ‘Al amparo del Nublo’. Cada una de ellas representa una experiencia única, ofreciendo la oportunidad de descubrir paisajes inigualables de Gran Canaria -gran parte de ellos enclavados en espacios naturales protegidos y declarados Reserva de La Biosfera-, su pasado aborigen, sus alojamientos rurales llenos de historia y tradición, su gastronomía con miles de sabores y la amabilidad de su gente. Además las rutas finalizan con una degustación de la gastronomia local que se realiza en alojamientos rurales especialmente seleccionados con mucho encanto. Gran Canaria Natural & Active te ofrece estancias en enclaves únicos. Además, podrás elegir entre diversas actividades al aire libre, la oportunidad de conocer la cultura y el pasado aborigen de Gran Canaria, así como disfrutar del sabor de sus vinos y café. Más información y reservas en grancanarianaturalandactive.com

Ruta 1. Jueves 22 de octubre: Bajo el embrujo de Tamadaba.

En esta ruta descenderemos desde las casas-cueva de Fagajesto para adentrarnos entre los impresionantes riscos de “Agaete”, bajo la mirada del Macizo de Tamadaba, sintiendo la energía de una de las zonas más antiguas de la isla. La ruta parte desde el centro cultural del pueblo de Fagajesto, perteneciente al municipio de “Gáldar”, un topónimo aborigen que da nombre al caserío situado entre la Montaña Gorda y Lomo el Palo. Esta zona destaca por las casas-cueva que se dispersan en los alrededores, regalándonos un panorama singular entre fértiles tierras de cultivo y un legado de tradición ganadera. Continuaremos nuestro camino vislumbrando estas peculiares casas descendiendo el “barranco del Sao”. En este descenso nos aguarda una bajada espectacular rodeados por los asombrosos acantilados en los que veremos cómo la vegetación ha conquistado sus abruptas paredes por ambos lados. Tras varios minutos podremos observar frente a nosotros uno de los pulmones de la isla de Gran Canaria, el Pinar de Tamadaba, espacio que forma parte de la Reserva de la Biosfera y que hará las delicias de nuestras vistas durante gran parte del recorrido. Avanzaremos hasta llegar al pueblo de El Sao, donde cambiará el terreno y también la vegetación que nos ha acompañado en nuestra ruta dando paso a robustos pinos canarios, que guiarán nuestro paso hacia el pueblo de San Pedro. Desde ahí ya tendremos el mar en el horizonte, con todo el valle de San Pedro a nuestros pies y el pueblo marinero de Agaete al fondo. Desde allí, dejaremos atrás el sendero para acabar con un último kilómetro por carretera rumbo a “La Finca las Longueras”, donde nos espera el espectacular Hotel Rural Las Longueras, conocido como “La Casa Roja”, una mansión del siglo XIX de estilo colonial, llena de historia y de rincones encantadores, un escenario de película en el que saborear la gastronomía local.

Durante la ruta nos encontraremos con vegetación endémica como como veroles y otras especies vegetales como la retama. Destacan también los pequeños nacientes de agua que nos encontraremos en las paredes de los acantilados entre los que descenderemos. Como puntos de interés el espacio protegido del Pinar de Tamadaba, las casas cuevas de Fagajesto y el Valle de Agaete.

Ruta 2. Viernes 23 de octubre. Por la senda del joven volcán.

Caminaremos entre pinares y descubriremos los episodios volcánicos más recientes de la isla, hasta llegar a uno de los volcanes más jóvenes de Gran Canaria, desde donde disfrutaremos de un paisaje lleno de contrastes. Iniciaremos nuestro recorrido desde “Monte Pavón”, un área recreativa situada en los altos del municipio de Santa María de Guía desde donde realizaremos un ascenso de unos 600 metros por la carretera general, hasta llegar al camino en el Lomo del Palo, que recibe su nombre de un antiguo árbol que fue muy utilizado en la isla por la calidad de su madera. El camino nos llevará hasta la Cruz de Galeote. De allí seguiremos subiendo por un sendero que atraviesa los pinos de Gáldar, área natural de gran valor en el que proseguiremos nuestro camino entre algunos ejemplares de pinos centenarios hasta alcanzar la Caldera de Pinos de Gáldar, donde se encuentra el mirador. Este mirador nos ofrece una vista panorámica del norte y oeste de Gran Canaria. Desde la caldera, que constituye uno de los episodios más recientes de la formación de la isla, proseguiremos nuestra ruta hacia el Monumento Natural Montañón Negro, uno de los volcanes más jóvenes de Gran Canaria y una de las estructuras geomorfológicas más representativas y bien conservadas del volcanismo insular. Rodeamos el Montañón y entramos en una pista forestal que nos llevará hasta la Casa Rural Maria Luisa, en el municipio de Moya, enclavada en un entorno natural de gran valor ecológico y geológico donde tendrá lugar la degustación de gastronomía local.

Ruta 3. Sábado 24 de octubre. En busca del olivar.

Las impresionantes vistas del sur de la isla nos darán la bienvenida a una ruta que discurre entre barrancos y una antigua caldera volcánica. Comenzaremos nuestro camino desde el observatorio astronómico de Temisas, donde disfrutaremos de las vistas hacia Agüimes, Vecindario, La Fortaleza -considerado uno de los yacimientos arqueológicos más relevantes de la isla- y el Macizo de Amurga, de gran valor arqueológico y paisajístico. Desde allí comenzaremos un ligero ascenso que nos llevará a la zona alta del pueblo de Temisas, un pintoresco caserío que ha sido reconocido como Caserío Canario Representativo, y donde se sitúa uno de los olivares más importantes de las Islas Canarias. Proseguiremos nuestra ruta cambiando de vertiente y poniendo rumbo a la cuenca de la Caldera de Tirajan, que nos ofrecerá un paisaje volcánico característico de esta zona meridional.

Caminaremos entre áridos barrancos por un sendero que nos conducen hasta la Cruz del Siglo, que data del siglo XIX. Desde allí bajaremos al pueblo de Santa Lucía de Tirajana para continuar por el sendero S47 dirección el Ingenio de Santa Lucía, donde finalizaremos nuestro recorrido en la coqueta casa rural La Longuera de Tirajana. Esta típica casa canaria de labriegos, que data del año 1865, conserva entre sus rincones los ecos de un pasado agrario y tradicional. Desde aquí disfrutaremos de la degustación de gastronomía local admirando la tranquilidad de la naturaleza y acompañados por el sonido de la brisa meciendo las palmeras.

Ruta 4. Domingo 25 de octubre. Al amparo del Nublo.

Seremos testigos de la majestuosidad de los paisajes de la cumbre de Gran Canaria alcanzando las faldas del “Roque Nublo”, un lugar de apariencia lunar que nos regalará estampas únicas que atesorar en nuestra memoria.Desde la zona conocida como “La Goleta” iniciaremos nuestro ascenso para llegar hasta la plataforma del emblemático “Roque Nublo”, un monumento natural y una de las mayores peñas del mundo a más de 1.800 metros de altura y localizada en el espacio protegido “Parque Rural del Nublo”. Desde allí tendremos una vista panorámica de toda la “Caldera de Tejeda”, una de las más grandes de la isla, desde donde admiraremos las vistas hacia la vertiente norte y de la cumbre, cuya abrupta belleza sorprendió al escritor Miguel de Unamuno. También, podremos observar hacia el oeste La Aldea de San Nicolás y el sur de la isla. Varias de las presas insulares más importantes también son apreciables desde la plataforma, conocida como “el tablón” por su forma casi rectangular.

Una vez alcanzado el Roque Nublo, comenzaremos un descenso a través de un sendero que nos llevará hasta el fondo de la caldera, encontrándonos en nuestro camino al barrio de “la Culata”, para luego hacer un ascenso hasta la Cruz de Timagada y finalizar bajando al Barranco de Tejeda. En la última etapa del recorrido, llegaremos al pueblo de Tejeda, declarado uno de los pueblos más bonitos de España, para finalizar la ruta en el Hotel Rural Fonda de la Tea, que data del siglo XIX y que cuenta con unas vistas privilegiadas al “Roque Bentayga”, desde donde puede divisarse también el “Roque Nublo”. Su localización privilegiada es idónea para disfrutar de la naturaleza y de la cumbre de la isla. En las inmediaciones del hotel tendrá lugar la degustación de gastronomía local.

Cada ruta cuenta con los siguientes servicios: 

  • Seguro de responsabilidad civil
  • Seguro de accidentes
  • Picnic
  • Ruta guiada e intérprete de los valores naturales, etnográficos y culturales de la isla
  • Transporte ida y vuelta hasta el comienzo y final de la ruta (Desde Las Palmas G.C o Playa del Inglés)
  • Guías especializados en senderos en varios idiomas
  • Degustación de productos canarios

PVP: 40€ / ruta o 140€ el pack total de las 4 rutas.

Haz tu reserva en grancanariawalkingfestival.com

Fuente: Revista Oxígeno (ver más…)