FIMT - FEDERACIÓN INSULAR DE MONTAÑISMO DE TENERIFE 922 882 239 info@fedtfm.es

El recorrido por el tradicional Camino de Santa Cruz a La Laguna se mantiene, aunque la pandemia condiciona la marcha

La ruta por el recuperado Camino de Las Lecheras es ya una tradición cuando comienza diciembre. Se mantiene en este extraño 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus. El próximo martes 8 se cumple el sexto aniversario de la ruta que lleva de una Iglesia de La Concepción, la capitalina, a otra, la de Aguere. En esta ocasión, a la inversa que en 2019, se irá desde Santa Cruz hasta La Laguna. Con la misma ilusión de siempre, pero con un número limitado de participantes y estrictas medidas de seguridad.

En ocasiones anteriores han participado en este reto cientos de personas que han disfrutado de una ruta atractiva para rememorar aquellos tiempos difíciles en que se recogía la leche de las cuadras de los Valles para acercarlas a las grandes urbes de la Isla. Interesante, tanto desde el punto de vista medioambiental como histórico y antropológico. Pero este año, según comenta Chano Gil, presidente y fundador de la entidad organizadora, Montañeros de Nivaria, “hemos de ajustarnos a la normativa de seguridad y limitarlo a 40 personas en dos grupos de 20”.

“También tenemos que reivindicar, añade Chano, la recuperación del camino en el tramo del Barranco de Carmona, desde su inicio en el centro de Valle Jiménez hasta La Degollada de Los Horneros, junto a La Cancelilla, uno de los caminos que usaron las lecheras en su día para transportar su valioso producto”. Aparte de que, explica, “también era una de las vías de paso de muchos vecinos, hoy sorprendidos e indignados por su cierre con una valla”.

Reivindicación

Gil valora: “Es necesario llegar a un acuerdo y recuperar dicho tramo”. Siempre, aclara, “con el respeto a los derechos de los dueños de las fincas colindantes con el camino, pero a la vez con la defensa firme de la posibilidad de paso para el resto de propietarios, los vecinos del lugar y los caminantes”.

Sigue siendo también parte importante de esta iniciativa de senderismo, el respeto y el cuidado del Medio Ambiente, “en un momento en que el planeta continúa viviendo una crisis climática profunda”, resume Chano Gil. Por eso son fundamentales este tipo de gestos por la sostenibilidad.

La Covid-19 limita la participación por grupo a veinte personas. Habrá dos, es decir cuarenta, y aparte irán otras quince mujeres vestidas de lecheras por diferentes puntos del recorrido. Con el equipo de la organización, serán sesenta en total los que recorrerán de nuevo el Camino de las Lecheras. Esta vez con mascarillas y respetando la distancia de seguridad.

caminarán desde la Iglesia de la Concepción en Santa Cruz al templo de La Concepción en La Laguna. Debido a las restricciones habrá una salida única desde la capital con parada en Valle Jiménez para refrescarse y continuar camino de Aguere. El tentempié se servirá “con escrupuloso respeto a las medidas de higiene” señala Chano Gil. El día anterior, el lunes 7, tendrá lugar una novedosa visita a una lechería en la zona de La Manzanilla. “Reducir, reciclar y reutilizar son lemas a seguir hoy por cualquiera que se precie de respetar el Medio Ambiente”, apostilla Chano. Y remata: “En nuestro tiempo libre, dejar el coche en casa, usar el transporte colectivo y hacer senderismo”. Pura filosofía del Camino de Las Lecheras

Fuente: Diario Digital “El Día”