FIMT - FEDERACIÓN INSULAR DE MONTAÑISMO DE TENERIFE 922 882 239 info@fedtfm.es
Luis Villegas hace entrega a Manuel Pérez del Pino de un reconocimiento por parte de la FIMT

Luis Villegas hace entrega a Manuel Pérez del Pino de un reconocimiento por parte de la FIMT

Lamentablemente la dichosa pandemia no permitió que las actividades programadas para la VI SEMANA DE LA MONTAÑA se llevarán a cabo, pero había un deber que cumplir y era homenajear a uno de los “grandes” de nuestro deporte en Canarias, si, me refiero a Manuel Pérez del Pino, primer delegado de la Federación Española de Montañismo en nuestro archipiélago y más tarde con su vocación regionalista(1968) permitió que se crearán dos federaciones provinciales, una la de Las Palmas (Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote) y la de Santa Cruz de Tenerife llamada Tinerfeña (La Palma, Gomera y Hierro), por circunstancias su nombre y labor se han ido oscurecimiento con el paso de los años (el ya tiene 92),no olvida su querido club GRUPO MONTAÑERO GRAN CANARIA, al que dedicó tantos años; por circunstancias he podido contactar con él y en los últimos meses he gozado de su extraordinaria memoria personalmente y varias veces por teléfono, hoy 11 de Diciembre día de Las Montañas y encomendado por la Junta de gobierno de la Federación Insular Tinerfeña de Montañismo, he tenido el placer de entregarle una placa de reconocimiento a esa pionera etapa que abrió los caminos de nuestro deporte en las islas, gracias Manolo Del Pino, aún recuerdo tu generosidad aquel día de febrero de 1969, cuando nos conocimos en el muelle de Las Palmas, enhorabuena por el trabajo realizado y que queremos desde Tenerife poner en valor, un abrazo y muchas gracias.

Fuente: Facebook Chinobre Anaga

Cerco a los escaladores nómadas en Estados Unidos

Cerco a los escaladores nómadas en Estados Unidos

El país norteamericano señala como factor de riesgo a los montañeros itinerantes que viven en furgonetas

Puede que cuando pasen los Juegos de Tokio, la escalada sea contemplada como un deporte más, si es que no lo es ya. Pero esta novedad no será bien recibida por todos aquellos que creen firmemente que escalar es una forma de vida, un compromiso con una pasión que siempre ha movido a una parte de sus actores hacia posiciones extremas. Vivir por y para escalar es una opción tan radical como difícil de encontrar en el resto de actividades deportivas. La escalada tradicional siempre se ha desarrollado en escenarios naturales, grandes o pequeñas paredes, espacios abiertos donde se mezcla el placer del reto con una evidente comunión con el entorno, libre de cemento, asfalto o aglomeraciones. Y los hay que no desean otra cosa en sus vidas. Y son consecuentes con ese deseo. A estos últimos se les reconoce fácilmente, especialmente en Estados Unidos, donde sobreviven como una casta admirada por la comunidad de escaladores: son los dirtbags.

Una de las acepciones de este adjetivo es sucio, lo que en España podría definirse como tirado, sin que llegue a la categoría de sin techo. Pero en Norteamérica el término se aplica desde hace décadas a aquellos escaladores que lo dejan todo para escalar: nada de empleos comunes, o de empleos, a secas, y adiós a todas las normas sociales que nos empujan a ser como todo el mundo. El protagonista de Trainspotting ya lo dejó bien claro: nada de elegir, coche, casa, tele grande… eligió “no elegir nada”. Hoy en día, la mayoría de estos tirados viven en sus furgonetas, carecen de hogar fijo y peregrinan de una costa a la otra, en función de la temporada, recorriendo los mejores escenarios de escalada del país: Red River Gorge, Indian Creek, Joshua Tree, Red Rock, Yosemite, Eldorado Canyon, Smith Rock, The Neeedles… Ahora, de golpe, el coronavirus los ha dejado en tierra de nadie. Cuando todos los estamentos imaginables repiten el mantra de “quédate en casa”, ¿dónde aparca su furgoneta el que vive en un vehículo o pasa su vida viajando de un lado a otro? De pronto, los dirtbags ya no son bien recibidos. Su carácter itinerante es, ahora mismo, la mayor amenaza imaginable.

Muchos teletrabajan y solo necesitan un enchufe para su ordenador. Otros realizan trabajos de temporada. Y algunos son jóvenes brillantes como lo es hoy la superestrella Alex Honnold, quien antes de tener su casa vivía en su furgoneta que sigue siendo su techo muchos meses al año.

Ningún dirtbag tan longevo, sin embargo, como Fred Beckey, casi siete décadas de su vida dedicadas a escalar. Y nada más. O mucho más. Él solo inspiró a todos aquellos que estos días no saben hacia donde dirigir sus pasos, dónde buscar un parking donde no se les trate como apestados, como si fuesen ellos los que introdujeron el virus en el país. Este tipo de escaladores nómadas defienden que su casa es allí donde se detienen a pasar unas semanas. No tienen una casa, pero sí muchos hogares y saben que al renunciar a un estilo de vida clásico se colocan en una posición de peligro. Brittany Goris trabaja para una compañía de Seattle, dispone de un lugar físico donde recoger su correo pero vive en una furgoneta. No tiene casa, aunque podría ir a la de sus padres, pero como explicaba a la revista Climbing, “tienen más de 60 años y el riesgo en caso de contagio es alto, así que no es una opción”. La estampa romántica de los dirtbags choca, una vez más, con el individualismo, cuando no directamente el egoísmo: los mismos escaladores locales que tratan de proteger sus áreas de escalada no ven ahora razones para proteger a otros deportistas asiduos de estas mismas zonas. Ya se sabe que todo el mundo es culpable hasta que se demuestre lo contrario.

Fuente: El País (leer más…)

La Hora del Planeta 2020 se vuelve digital

La Hora del Planeta 2020 se vuelve digital

Diferentes eventos digitales movilizarán a millones de personas para transmitir un mensaje de esperanza frente a la crisis global.

• La gran mayoría de los países se preparan para organizar la Hora del Planeta de forma virtual con distintos eventos digitales que movilizarán a millones de personas y transmitirá un mensaje de esperanza frente a la crisis sanitaria global provocada por el COVID-19.

• En España, la organización anima a la ciudadanía a transmitir un mensaje en código morse con las linternas de teléfonos móviles desde ventanas o balcones de las casas.

Este sábado 28 de marzo, la Hora del Planeta, el mayor movimiento ambiental del mundo, se celebrará de forma virtual en la mayor parte de los países y representará un momento de solidaridad y esperanza frente a la crisis sanitaria global provocada por el COVID-19. La organización recuerda que este año es más necesario que nunca unirse a esta campaña a escala mundial, pues los próximos diez años serán claves para evitar los impactos del cambio climático y revertir la pérdida acelerada de biodiversidad.

Este año, la Hora del Planeta quiere recalcar que la salud de los seres humanos está conectada con la salud del planeta. Con la progresiva degradación de la naturaleza, la campaña pone el foco en la necesidad inmediata de detener la pérdida de biodiversidad para asegurar nuestra salud y bienestar. Este movimiento, que se celebra en más de 180 países y territorios, busca crear conciencia e inspirar acciones en los ciudadanos, organizaciones, empresas y administraciones para lograr un Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas.

Marco Lambertini, director general de WWF Internacional, declaró: “Estamos consternados por la pérdida de vidas que ha provocado la crisis del COVID-19 y nuestros pensamientos están con las familias que han perdido a un ser querido o que tienen a alguno enfermo. En este momento de la crisis, tenemos que unirnos más que nunca para salvaguardar nuestro futuro y el de nuestro planeta. Es el momento de la solidaridad y de hacer frente a los retos de manera más creativa y colaborativa, por lo que la Hora del Planeta se celebrará mediante eventos digitales en todo el mundo.”

En todo el mundo se celebrarán eventos digitales para llamar a la acción por los problemas ambientales e inspirar un mensaje de unidad y colaboración por un bien común .España conmemora la Hora del Planeta 2020 con el mensaje “Apaga la luz. Todo irá bien”. Este año, además de apagar las luces a las 20.30, la organización anima a la ciudadanía a transmitir este mensaje en código morse con las linternas de teléfonos móvil desde ventanas o balcones de las casas. Con esta iniciativa, WWF busca compartir un mensaje de esperanza, a través de este lenguaje universal, en estos momentos de tanta incertidumbre.

Durante la hora clave, WWF organizará una ‘WatchParty’ a través de las redes sociales para que los ciudadanos puedan interactuar desde sus casas, siguiendo el ejemplo de quienes ya están retransmitiendo actuaciones desde sus domicilios. De 20.30 a 21.30, WWF ofrecerá una programación selecta con diversos contenidos que se comunicarán durante los próximos días.

13 años después desde que empezara esta iniciativa como un “apagón simbólico”, la Hora del Planeta se ha convertido en el mayor evento de movilización ambiental para exigir soluciones urgentes a los líderes políticos e implicar a millones de ciudadanos, empresas, ayuntamientos e instituciones con el fin de actuar contra el cambio climático y evitar la pérdida de biodiversidad.

La naturaleza es nuestra fuente de vida, el pilar de nuestra sociedad y de nuestras economías, además de uno de nuestros grandes aliados a la hora de combatir el cambio climático. Sin embargo, estamos destruyendo la naturaleza a un ritmo alarmante. Por eso, WWF recuerda que este es un momento clave para subrayar que somos parte de la solución de los problemas ambientales a los que nos enfrentamos. La naturaleza y su capacidad de regeneración deben inspirarnos en estos difíciles momentos.

La Hora del Planeta 28 de marzo de 2020. 20:30-21:30 Apaga la luz y lucha por tu naturaleza. www.horadelplaneta.es

Fuente: Revista Oxígeno (leer más…)

El invierno que no fue…

El invierno que no fue…

Los escaladores Jaume Peiró y Álex González reflexionan sobre la aventura y el cambio climático, contando con los testimonios de Alex Txikon, los hermanos Pou o Cecilia Buil.

Las temperaturas bajan y los días cada vez son más cortos. Ello anuncia la llegada del invierno en el hemisferio norte…. o eso creíamos.

El 21 de diciembre cambiamos de estación, dejando atrás el otoño para recibir con ansias la bajada de temperaturas que iba a hacer posibles nuestras actividades invernales. A escasos días de que termine este invierno 2019-2020, podríamos decir, con total seguridad, que ha sido una temporada muy mala para todos los que buscamos saciar nuestra sed de aventura en la nieve y el hielo.

Enero de 2020 ha sido el más cálido desde 1880.

El cambio climático cada vez está más presente. Los inviernos se van acortando y las temperaturas suben sin control. Enero de 2020 ha sido el más cálido desde 1880, quizá algo con lo que tendrá que ver el ser humano. Incendios sin precedentes, ciclones devastadores, disminución continua del hielo marino y continental… son hechos constatados que deberían hacernos ver la realidad de la situación en la que nos encontramos. Igual que para contener la expansión del coronavirus, también depende de todos nosotros que la temperatura mundial vaya o no en aumento.

En los Alpes, por ejemplo, la superficie glaciar se ha reducido entre un 30-40% desde 1850. La Mer du Glace, el mítico glaciar de las laderas del Mont Blanc, pierde entre 3 y 4 metros de espesor cada año. En el Himalaya, corre el agua por donde debería haber hielo. El nivel de los mares sube sin descanso por el deshielo de los casquetes polares…

Todos estos datos contrastados con estadísticas y estudios internacionales justifican las malas condiciones que nos hemos encontrado a la hora de llevar a cabo actividades invernales de escalada y alpinismo en la montaña este año.

La temporada no empezó mal. A finales de noviembre calentábamos motores en la norte del Almanzor, en Gredos, siendo la primera repetición de la temporada. También hemos buscando hielo que pinchar en distintas partes de España (Benasque, Bielsa…) y de Europa [Les Ecrins (Alpes Marítimos), Cogne (Alpes italianos), Chamonix…] , esperando que hubiera muchas cascadas formadas. Pero nos encontramos con todo lo contrario. Es más, solo pudimos escalar cascadas en Cogne (Italia) y en la mayoría de ellas no pudimos llegar hasta el final, debido a la mala calidad del hielo existente o, directamente, a que no lo había, así como a la sobrepoblación de escaladores, dado que solo había formadas unas pocas líneas.

Sin embargo, no podemos decir mucho sobre si es algo novedoso o se viene produciendo habitualmente, por lo que hemos optado por racabar el testimonio y la opinión de varios montañeros expertos para saber si estamos ante un ejemplo más de lo que puede estar suponiendo el cambio climático en función de su experiencia de otras temporadas:

“Ha sido un año inusual. No ha sido un invierno especialmente duro, incluso todo lo contrario: muy poca precipitación. Cuando ha nevado ha sido fuerte, pero esto ha ocurrido en muy pocas ocasiones durante la temporada. Que recordemos nosotros, para hielo de fusión ha sido de las peores, pero bueno, es cierto que las caras norte han estado en bastantes buenas condiciones, diría incluso que mejor que en otros años por esto mismo, es decir, gracias a que ha precipitado poco, y ha habido mucho anticiclón, lo que nos ha permitido disfrutar de ellas en buenas condiciones.

Nosotros hemos aprovechado esta circunstancia para hacer actividad este invierno en Pirineos. Pero lo que ha llegado a nuestros oídos es que las condiciones han sido generalmente malas en casi todos los sitios. Probablemente el cambio climático este famoso tenga algo que ver en todo ello.

Diríamos que desde que tenemos uso de razón, en general hace mucho menos frío; nieva bastante menos y los inviernos cada vez son más cortos.”

“La temporada la he visto desastrosa. Yo ni recuerdo ni había visto una temporada así nunca, la verdad. Para el hielo ha sido terrible pero de cara al alpinismo hemos encontrado condiciones excepcionales en lugares puntuales, típicas de la primavera y se han podido hacer cosas que en un invierno normal hubieran sido muy complicadas.

Precisamente por esas condiciones de poca precipitación de nieve durante dos meses y que ha hecho mucho calor, en Pirineos, actividades que se hacían normalmente en abril o a finales de marzo, se están haciendo en enero y en febrero. En Alpes ha sido algo parecido: han habido buenas condiciones para algunas vías, pero en cambio para el hielo ha sido una pena de año. No ha habido prácticamente nada.

Esta temporada me fui a la costa este de Canadá y EEUU, que por lo menos allí siempre hay hielo, pero también ha sido una temporada en la que han tenido muy pocos días de frío de verdad; de ese que te impide escalar a gusto; de esos 20, 25 o 30 grados bajo cero que suelen tener en enero y febrero.

En el Pirineo el problema es que estos últimos años tenemos temperaturas bajo cero durante muy pocos meses. Así que si viene un invierno como el de este año, ya sabemos lo que nos vamos a encontrar.

Y realmente lo que más me asusta es eso, que llegue el momento que tengamos un invierno sin invierno. Esto hace que desde luego salten las alarmas de todos a los que nos gustan los deportes invernales, tanto por la falta de condiciones para ellos, como por la falta de abastecimiento de agua que puede suponer para el resto del año y para el verano, que miedo dá cómo será.”

“Las altas temperaturas han provocado que la escalada en hielo se haya limitado mucho. Ha habido muy pocas cascadas para hacer y todas muy altas y con grandes aproximaciones. La tendencia es esta, el hielo desaparece. Contraria situación la que ha vivido el alpinismo: muy buenas condiciones para hacer corredores y caras nortes. En los Alpes cada vez habrá menos cascadas, al final lo que vamos a tener que hacer es adaptarnos, abandonar un poco el hielo y viajar fuera, Noruega, Canadá… Nos tocará centrarnos en escalar en roca, abandonar el hielo pirenaico e ir en busca de condiciones para escalar en hielo hacia el ártico.

Al final es culpa de todos, es lo que hay. Lo tenemos que asumir y adaptarnos a los nuevos tiempos.”

“Está claro que el cambio climático ha causado estragos. Con respecto a los intentos anteriores al Everest invernal, recuerdo que no corría el agua hasta principios de marzo y este año corría en todo momento. Al principio caían piedras a causa de un viento mucho más intenso y luego fuertes nevadas…Un tiempo de locos.

En Himalaya están cambiando las condiciones… En enero, que casi siempre hay una ventana, este año no la ha habido.”

Como hemos visto, el cambio climático llega hasta las montañas más altas de la Tierra. El calentamiento global azota los Pirineos, los Alpes, el Himalaya… El derretimiento de los glaciares podría dejar inundaciones por el aumento del caudal, producir ensanchamientos en las grietas glaciares o grandes desprendimientos de seracs. Está claro que de seguir así se dificultará mucho la escalada en hielo e, incluso, futuras expediciones al techo del mundo, sin hablar de las sequías y fenómenos climatológicos con el poder destructor de los grandes ciclones y huracanes, las DANA en España o los incendios descontrolados como los de Australia o California. Tenemos que empezar a hacer más por intentar evitarlo.

POR COUPLE CLIMBERS – JAUME PEIRÓ Y ÁLEX GONZÁLEZ

Fuente: Revista Oxígeno (leer más…)
¿Cubre tu seguro de montaña un accidente en estado de alarma?

¿Cubre tu seguro de montaña un accidente en estado de alarma?

Hemos hablado con el presidente de la Federación Madrileña, José Luis Rubayo, y con el de la Catalana (FEEC) Jordi Merino. Sus respuestas son distintas. La de Mapfre que tiene contratada, además de la madrileña otras federaciones sí que cubre un accidente en la situación actual. La FEEC ha emitido un comunicado suspendiendo temporalmente la cobertura de sus licencias.

Ante todo una idea: en una situación como la actual debemos permanecer en nuestra casa por responsabilidad. Los motivos son evidentes: evitar la propagación del Coronavirus y, también, porque los servicios médicos están saturados y cualquier accidente de montaña o tráfico que podamos sufrir causará un gravísimo perjuicio.

Independientemente de ello, hemos querido saber si el seguro de montaña que tienes contratado a través de tu Federación cubre un accidente de montaña en la situación de estado de alarma en que nos encontramos.

José Luis Rubayo: «La póliza de Mapfre sí que cubre un accidente de montaña que pudiera ocurrir en estos momentos»

Hemos hablado con José Luis Rubayo, presidente de la Federación Madrileña de Montaña quien nos ha informado sobre la póliza suscrita por esta Federación (y las del País Vasco, Galicia, Cantabria, Rioja, Extremadura, Castilla La Mancha y Melilla) con Mapfre.

José Luis nos explica que entre las causas limitativas de esta póliza de Mapfre no figura el estado de alarma por lo que esta poliza sí que cubre un accidente de montaña que pudiera ocurrir en estos momentos. Otra cosa distinta es que la propia Federación Madrileña, lo mismo que el resto de las Federaciones, haya recomendado a sus federados permanecer en casa y no realizar actividades deportivas.

Rubayo nos explica que hacer deportes de montaña en la situación que estamos viviendo, es un tema de responsabilidad en un momento en el que no debemos hacerlo. Pero no supone una agravación de los riesgos que cubre la póliza. Nos explica que, de hecho, Mapfre no puso problemas cuando ocurrió el terremoto de Nepal y murieron varios alpinistas españoles cubiertos por su póliza..

¿Qué ocurre con el resto de las federaciones? Quien no esté asegurado a través de Mapfre en las federaciones que hemos citado anteriormente debe leer las claúsulas limitativas de la cobertura del seguro que figuran en su póliza y, ante cualquier duda, ponerse en contacto con su Federación.

La Federación Catalana (FEEC) suspende sus licencias

Hemos hablado también con Jordi Merino, presidente de la FEEC, cuyos 42.800 federados actuales -el año pasado alcanzó los 52.000-, están asegurados en el RACC. Jordi nos comenta que, según el planteamiento de este seguro, si el gobierno prohibe salir de casa entonces es una actividad prohibida y se trata de una negligencia.

De hecho nos comentaba que hoy ha tenido lugar el rescate de un montañero en Set Cases y, muy posiblemente, se valore si se le cobra el rescate pues podría considerarse una negligencia en la situación actual.

Jordi nos explica que aunque en la póliza no pone estado de alarma considera que es de sentido común no salir a hacer deporte en la montaña. Si estás confinado por el estado de alarma no puedes salir.

La FEEC ha emitido un comunicado en el que suspende sus pólizas. Este es el texto del comunicado que han emitido:

Les llicències suspeses– Després del Decret del Govern de l’Estat d’Alarma queden temporalment suspeses les cobertures de les llicències de la FEEC.
El decret on es demana el confinament de la població fa que qualsevol accident a la muntanya pugui ser considerat com una imprudència.
Des de la FEEC demanem que tots aquells que tenien prevista una activitat de muntanya prevista per aquests dies l’ajornin. Qualsevol accident podria fer augmentar la greu situació sanitària existent.

La Federación Asturiana informa a sus federados de que no están cubiertos por su póliza.

La Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias (FEMPA) ha emitido este comunicado: «Nos comunica nuestra Correduría AON que, a partir de hoy, la Compañía Aseguradora, ALLIANZ, no se hará cargo de los accidentes mientras dure el Estado de Alarma. Sería una negligencia y éstas están excluidas de las pólizas de seguros».

Fuente: Revista Desnivel (leer más…)